/

Black Friday: no es oferta todo lo que reluce

Productos a su precio habitual o desechados en temporadas pasadas se dan cita en uno de los días de más ventas del año

Esta celebración tiene sus orígenes en Filadelfia (EE.UU), donde se celebra el Viernes negro, el día después de la fiesta del Día de acción de gracias. Esta fiesta se popularizó debido a que las empresas bajaban considerablemente los precios de sus productos esos días y la población comenzó a comprar y a aprovecharse de dichas ofertas. Poco a poco, esta celebración se ha ido extendiendo por todos los países. Pero, ¿realmente los precios son más bajos? 

En 2002, un analista estadounidense descubrió que el precio de los productos del Black Friday no cambia nada. Simplemente, se usa una estrategia de marketing de la que muy poca gente se da cuenta. Consiste en subir el precio un 20 o 30%, para luego rebajarlo y hacer que su precio normal parezca una oferta. Pero, en realidad, el precio original es igual al precio “rebajado”.  

Algunas marcas de ropa utilizan los artículos que les sobraron de otras temporadas y las venden rebajadas en el Black Friday. Por ello, realmente no hacen ofertas de sus productos, sino que saldan el stock de productos atrasados o con poca venta. 

El Black Friday se ha convertido en un día muy importante para las empresas, ya que alcanzan ventas muy superiores a cualquier otro día del año. Gracias a las campañas publicitarias, la gente enloquece y compra cosas que no son en absoluto necesarias. En algunas ocasiones, se han visto escenas de gente que llega a pelearse por algún producto, estampidas al salir de comercios y gente cargada con grandes carros de compra. 

Actualmente con la pandemia del COVID-19, se ha apostado por un Viernes negro digital. Aun así, en este último Black Friday en las grandes ciudades, ha habido muchas aglomeraciones. No se ha respetado la distancia de seguridad en las colas y en las tiendas y creemos que es muy importante tener precaución. 

Consideramos que las empresas deberían rebajar los precios de verdad en el Black Friday. Sería una buena oportunidad para comprar los regalos de Navidad a mejor precio, y las empresas asegurarían las ventas de la campaña de Navidad con antelación. Sin embargo, las empresas han preferido engañar a los consumidores con estrategias poco honestas. Si las cosas siguen así, el Black Friday será, definitivamente, una oportunidad perdida para fomentar un consumo mayor pero a mejor precio, y será solo una invitación más a comprar como locos cosas que no necesitamos. 

Redactores Junior

, , , ,
close